Antropología

Las grandes preguntas sobre el ser humano me resultan fascinantes. ¿En qué consiste ser persona humana? ¿qué cualidades nos distinguen de otros animales, ahora que está tan de moda resaltar la inteligencia animal como mucho más próxima a la de los seres humanos? ¿Qué es la conciencia, qué es la voluntad?

Me interesa mucho el dualismo -que no dualidad- que plantea la filosofía tradicional entre alma y cuerpo. En el ámbito natural todos los seres vivos tienen cuerpo y alma, esta última en el sentido de «vitalidad», pero el hombre tiene un alma de otra naturaleza, una con mayores potencias, como el entendimiento y la voluntad, incluso hay quien incluye aquí las emociones más sofisticadas. Debe ser la verdad alcanzada desde el entendimiento la que gobierne nuestra voluntad, y a su vez el alma humana el que gobierne el cuerpo.

En el plano sobrenatural que plantea la religión estaría, ya según una concepción teológica cristiana, también el espíritu. La conciencia y la moral estarían en este plano, completamente metafísico, y el espíritu humano estaría llamado a gobernar a todo el hombre, su cuerpo y su alma, idealmente dejándose mover por el buen espíritu, el espíritu de Dios mismo, en lugar de por otros malos espíritus.